La función del Reikista: Cómo elegir al adecuado?

El “reikista” no es una persona especial. Es simplemente una persona que ha aprendido a canalizar la Energía Universal utilizando el sistema Reiki, y los resultados logrados dependen enteramente de la predisposición del paciente durante el tratamiento, además de la pericia y experiencia del terapeuta.



La mayor importancia de un terapeuta de Reiki (o de cualquier terapia) es su predisposición al servicio y su completa neutralidad ante el proceso del consultante. Un terapeuta nunca debería emitir juicio acerca de lo que escucha durante la sesión, sino que más bien debería dar sugerencias de lo que está funcionando mal en el sistema y debe ser corregido. Es el lugar del consultante encontrar su propio camino para llegar al resultado deseado.

Simbología de Reiki parte I: CHO KU REI y SEI HE KI

La utilización de símbolos de Reiki es una herramienta de gran utilidad para el tratamiento de cualquier síntoma y circunstancia. El sistema tradicional utiliza la aplicación de símbolos de Reiki, junto con mantras específicos, para lograr ciertos efectos puntuales a lo largo de la sesión.

Cada símbolo de Reiki es una herramienta facilitadora del trabajo durante el tratamiento. Realizando el símbolo correspondiente y recitando su nombre como mantra, pueden inducirse los efectos que se describen más adelante.

La tradición del secreto

Cabe resaltar que durante muchos años los símbolos de Reiki han sido mantenidos en secreto entre los iniciados, como lo dictaba la tradición oriental tan antigua. Al día de la fecha, los símbolos  de Reiki son accesibles mediante diferentes recursos, como el acceso a la web, pero según enseña el sistema tradicional, los símbolos no tienen efecto sin las sintonizaciones (nivel de Reiki) correspondientes, por lo que en realidad ya no habría necesidad de mantener la costumbre en nuestros tiempos.

Reiki para sanar una relación de pareja


Los altos niveles de estrés y la agotadora rutina laboral parecen poner a prueba el límite de la tolerancia en todas nuestras relaciones. Por ser la pareja la primera persona en quien se busca contención, también es la primera persona en la que se descargan las frustraciones y resentimientos acumulados. Las terapias alternativas energéticas como el Reiki pueden ser de ayuda en los momentos más difíciles.


Primer paso: Poner las cosas en perspectiva

Si bien es buena idea recurrir a diferentes opciones que nos den alivio y fortaleza, el primer paso adecuado es poner la situación en perspectiva, aceptar que se está experimentando una crisis y adoptar la resolución interna de ver los motivos profundos que llevaron a la situación actual. Debemos recordar que son las actitudes internas las que nos trajeron dolor en primer lugar, y estar dispuestos a realizar un cambio.

 Esto puede hacerse individualmente y no implica forzar a nuestra pareja a adoptar una postura similar (si bien es evidente que sería lo más sano para la pareja, no es nuestro lugar manipular los pensamientos y sentimientos de los demás, sino responsabilizarnos de los propios).
Una vez que se analizó objetivamente la situación actual pueden tomarse decisiones acerca de lo que se hará al respecto. Esto puede incluir desde una charla sincera con nuestra pareja, asistir a un terapeuta profesional, o cualquier cosa que consideremos necesario.

El rol del Reiki y la Armonización

Tanto el Reiki como la Armonización Energética pueden asistir en estos momentos de conflicto purificando y transformando la carga energética con la que se congestiona el campo o aura ante las situaciones sostenidas de duda, miedo, enojo o tensión y que propician la prolongación de estos estados.

El Reiki… ¿qué es?

Siendo el Reiki una terapia energética de creciente popularidad en los últimos años, muchas son las interrogantes básicas acerca de qué es y cómo funciona.

El Reiki es un sistema, una herramienta que dicta un grupo de procedimientos y técnicas para trabajar con Energía Universal sobre cualquier persona, objeto o situación a la que se la dirija. De la misma manera, existen otros métodos para trabajar con esta Energía, que no se conocen popularmente por no estar tan altamente comercializados. Por suerte hoy en día hay numerosos sistemas para trabajo con la energía que comienzan a llegar a nuestro país, por lo cual es un campo que se amplía diariamente.
La Energía Universal es parte de todas las cosas, las rodea y está en su interior. Todo lo que existe en nuestra realidad material está compuesto por la misma energía, sean objetos inertes o vivos, incluídos los seres humanos. Durante una sesión de Reiki, se utiliza esta energía en un estado vibratorio especial para balancear interferencias, degradaciones o mutaciones del campo bioenergético.

En el caso del Reiki, el trabajo con energía se realiza mediante una serie de posturas de manos, símbolos específicos de diferentes funcionalidades, y recitación mantras que acompañan la aplicación de dichos símbolos. El Reiki es una terapia complementaria y no alternativa, por lo cual siempre es imprescindible consultar con un profesional que pueda responder a nuestras necesidades físicas y mentales.